HERMANOS QUE ESTAN SEPULTADOS EN CHILE


En el cementerio de Talagante hay una tumba familiar que acoge a 4 religiosos, hermanos del Sagrado Corazón, que fallecieron aquí.

  1. Paul –Albert Deschenes ( 1928-1978)

Nació el 31 de julio de 9128, en la ciudad de Québec. Su padre, Albert, fue durante toda su vida un obrero cumplidor. Su madre, , que tuvo cuatro hijos, tiene un gusto por el orden, la disciplina y la distinción; era profesora.

A la edad de 12 años, Paul-Albert había empezado a considerar la vida religiosa, pero su padre se oponía por su edad. La idea volvió a los 18 años y fue aceptada por los padres. Un gran sacrificio fue renunciar a sus estudios universitarios.

Su drama interno fue de poseer tanto conocimiento sin experimentar la satisfacción e la entrega de los mismos. Es preciso haber vivido por algún tiempo esta incapacidad para entregar su mensaje a sus estudiantes para entender el gran sufrimiento que tuvo que llevar la vida de Paul-Albert. A pesar de su sonrisa perpetua y conquistadora y sus tentativas siempre respetadas para aproximarse a los pequeños, tuvo muchos problemas para encarnarse.

Desde 1966, Paul-Albert será solicitado en varios lugares donde intentará servir según sus talentos: Roma, Camerún, Dakar, Senegal, Níger y por último en Chile, en 1976. Tenía experiencia como bibliotecario.

Paul-Albert siempre fue frágil de salud. Varias veces tuvo que tomar unos meses de descanso.

En mayo de 1976, termina un año de reciclaje en teología pastoral en la Universidad de Montreal y 5 días más tarde, viaja a Níger desde donde partirá directamente a Chile.

Así que, por obedecer una vez más a un deseo de los superiores, va a Chile en noviembre de 1976. Se le esperaba y fue recibido con los brazos abiertos. Tanto más que Chile no había recibido un nuevo misionero desde hacía 8 años.

El aprendizaje del castellano se hizo muy rápidamente, debido a sus habilidades intelectuales y a su gran determinación. Pero apenas tuvo tiempo para empezar a trabajar con el Señor en la educación de la fe de sus alumnos, que le fulmina la enfermedad otra vez.

Un mes antes de su muerte, él terminaba su última carta a su madre:

“Deudor insolvente con respecto al Instituto, a la iglesia y al amor de Jesús que la ha fecundado, es mi esperanza contra toda esperanza la vida con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Santa María, Madre de Dios, rega por nosotros, pecadores”

El 22 de septiembre de 1978, el hermano Iván Rousseau, director regional de Chile, anuncia la muerte repentina del hermano, a la edad de 50 años.

  1. Hermano GRATIEN TREMBLAY (Eusebio)

1919 – 1991

Cuando oigas tu alabanza o te escupan en la cara, mantente erguido y sonríe. Ante aquellos que disputan, ante aquellos que se injurian. Mantente erguido y sonríe. En el día de la ira y la desbandada, cuando todo arde y cae, solo, en medio del pavor, mantente erguido y sonríe. Y ya al borde del gran viaje, aun cuando lloren tus ojos, mantente erguido y sonríe”

Este pensamiento, de algún poeta o místico, fue hallado en la habitación de nuestro querido hermano Gracián. Seguramente dichas palabras encontraron eco en su corazón y el contenido traducía su actitud ante la vida.

El hermano Gracián, hijo de León y de Marie-Louise, nació el 1 de diciembre de 1919, en Lac-au-Saumon, provincia de Québec. De los nueve hijos que alegraron este hogar, tres se consagraron al Señor en la vida religiosa.

El 7 de octubre de 1935 fue acogido en el juniorado de Romouski. Dos años más tarde se dirigió a Arthabaska para completar su formación religiosa y pedagógica. En 1941 el superior provincial lo envía a la escuela Saint-Esprit de Québec, donde permaneció seis años..